Descubre a cuántos frames por segundo debes grabar y editar

 

A la hora de crear un vídeo profesional, hay muchos factores que influyen en su resultado, desde los más técnicos hasta los más creativos.

Entre todas las cuestiones técnicas, los FPS o fotogramas por segundo son una de las más importantes porque son los responsables de cómo se va a visualizar o reproducir la secuencia. Desde los vídeos súper fluidos hasta las antiguas películas de cine, todo pasa por la configuración de los FPS.

Si este tema te trae de cabeza en algunos momentos a ti también, bienvenido al club ?

Al principio, no es nada sencillo saber a cuántos FPS grabar, ni cómo manejar sus parámetros. Pero no te preocupes, porque a partir de que leas este post, vas a poder resolver todas las dudas que tengas. Yo también he pasado por esos momentos de preguntarse: “¿a cuántos fps grabo?” “¿y a cuántos edito?” “¿cómo hago para editar secuencias con diferentes fps cada una?”

Coge libreta y boli (o lo que tengas para apuntar) porque te voy a dar mucha información de la manera más comprimida posible. Disfruta de lo que vas a aprender, tus vídeos no volverán a ser los mismos.

 

Pero antes que nada, por si eres despistado… ¿Qué son los FPS?

Los FPS son básicamente, el número de imágenes unidas que necesitamos para crear un segundo de vídeo. El número de imágenes que entren en un segundo, será el número de fotogramas por segundo que tenga ese vídeo.

Frames por segundo

Nuestra visión es capaz de distinguirlos de forma separada en cantidades pequeñas, entre 10 y 12 FPS. Pero de ahí en adelante, nuestros ojos y mente empiezan a procesarlos como una única secuencia y los reproduce de forma fluida, o sea, en vídeo.

Como decía antes, en el cine antiguo o mudo, se aprecia una forma un tanto graciosa a la hora de cómo se reproducen las secuencias. Eso es porque se grababa entre 10 y 18 fotogramas.

¡Atención, ojo! No debes confundir los FPS con la velocidad de obturación.

Esta última determina el número de veces que exponemos cada una de las imágenes que van a formar ese segundo de vídeo. Es decir, que si grabamos a 60 fps con una velocidad de obturación de 1/30, realmente no vamos a obtener 60 fotogramas en el resultado final, ya que estamos exponiendo solo 30 imágenes. ¿Me entiendes?

Vale, ahora encima de los FPS tenemos que fijarnos también en la velocidad de obturación, vaya lío que te he montado, ¿no? Bueno, en realidad es más sencillo de lo que parece. Para que no tengas que estar haciendo cálculos complicados, te voy a dejar un truco: la regla de los 180 grados.

¿Y eso qué es?

Es lo más sencillo del mundo. Esta norma nos dice que la velocidad de obturación es igual al número de FPS multiplicado por dos.

Entonces, para el ejemplo de los 60 fotogramas por segundo, es tan fácil como multiplicar 60 por 2 y nos da la velocidad de obturación (espero que sepas multiplicar). Luego ya podemos utilizar algunos trucos, dependiendo del resultado que estemos buscando. Por ejemplo, si queremos un poco más de luz en el vídeo, puedes reducir un poco esa velocidad de obturación, y si la aumentas obtienes otro efecto diferente.

Ya es cuestión de ir probando y “jugando”.

Una vez que te he dado un repaso general por la anatomía de los FPS, vamos a ver las diferentes opciones de a cuántos fps grabar.

A cuántos FPS es mejor grabar

 

1 – Menos de 24 FPS

No, no tienes que crear cine antiguo con esto. Grabar con pocos fotogramas se puede usar para crear determinados efectos, como reproducir a cámara rápida.

También puedes usarlos para crear un timelapse o un hyperlapse. Normalmente, para estas creaciones se usa 1 fotograma por segundo. Aquí no me quiero enrollar con eso, en mi canal tienes vídeos específicos para aprender a crear un timelapse con fotos o vídeos.

 

2 – 24 y 25 FPS

Esta es la configuración que se estableció como predeterminada para la mayoría del cine actual. ¿Y por qué esos números y no otros?

En cuanto a los 24 FPS

Hay una teoría que dice que principalmente, era por una cuestión económica. Antes, cuando el cine se grababa con rollos de cinta, era muy importante buscar el punto en el que el vídeo se viese fluido y que hubiese que gastar el menor dinero posible en esos rollos. Lo que ocurría es que, cuando se grababa a 30 FPS, normalmente había que comprar más cantidad de cinta. En cambio, los 24 FPS era el punto en el que el vídeo ya se veía fluido y no hacía falta comprar más.

Por otra parte, existe otra corriente que opina que se utiliza este número porque el movimiento que se crea no es del todo realista, y es eso precisamente lo que les da un toque mágico a las películas. En el cine, hay géneros que no son nada realistas y hay que contar historias, por lo que ese matiz de los 24 FPS le viene genial.

En cuanto a los 25 FPS

Este número se estableció como la base para la codificación en PAL, que se utiliza en Europa, Sudamérica, algunos países de África, etc. Es como lo mínimo que se utiliza para un montón de tipos de vídeo.

 

3 – 30 FPS

Si los anteriores eran la base para la codificación PAL, los 30 fotogramas son la base para la codificación NTSC, que es la que tiene Estados Unidos, entre otros países.

Entonces, ¿cuál es el correcto? ¿Cuál tienes que utilizar?

Pues mira, para que no te compliques, te diría que si vas a publicar vídeos en Internet, elijas la que más te guste o mejor sensación te dé. Yo suelo grabar mis vídeos a 30 FPS porque me gusta más la fluidez que tiene. Además, para secuencias en 24 fotogramas, grabar vídeos de 30 me da unos fotogramas extra con los que puedo jugar, por ejemplo, para crear una cámara lenta suave.

Lo que siempre digo: experimenta, crea y luego decide.

 

4 – 48 FPS, el “doble” del cine

Hasta ahora creías que los únicos dobles en el mundo del cine eran los actores, ¿verdad? Pues no, también existen los dobles de los fotogramas por segundo.

El de 48 se caracteriza porque no tiene prácticamente ningún desenfoque de movimiento, por lo que hasta los personajes u objetos que se muevan muy rápido, se verán nítidos. Este sistema se utilizó por ejemplo para rodar las películas de “El hobbit”.

Personalmente, yo vi estas películas en el cine y puedo decir que me encantó el efecto tan realista que tenía con estos fotogramas. Creo que, de vez en cuando, se debería experimentar un poco más en el cine con los 48 FPS, aunque realmente no ha tenido mucha aceptación.

 

5 – 50 FPS (PAL) y 60 FPS (NTSC)

Estos fotogramas son el doble de los básicos tanto de PAL como de NTSC, pero también con una nitidez, fluidez y realismo mucho mayores. Te cuento cómo yo los utilizo.

Cuando grabo a 60 FPS, es porque generalmente, quiero utilizar alguna cámara lenta que sea muy nítida y suave. Luego, en el proceso de edición, puedo reducir esos FPS a la mitad porque mi secuencia es de 30, y puedo seguir teniendo un movimiento fluido.

 

6 – 120 FPS, para vídeos “a paso de tortuga”

Este número ya no se utiliza mucho. Yo grabo así cuando quiero una secuencia que esté a cámara súper lenta, en la que ni siquiera me interesa recoger el audio, o cuando tengo la cámara en la mano y hay bastante movimiento. Como te dije antes, en la edición puedo reducir la velocidad varias veces sin que el plano pierda calidad ni fluidez.

El único problema que le veo a grabar con estos fotogramas, es que, al tener que comprimir tanta información en un segundo, la resolución del vídeo suele ser peor. Por ejemplo, mi cámara Sony A7 III permite grabar a 120 FPS, pero solo con una resolución de Full HD.

No creo a que a ti te haga falta más en principio, pero si necesitas grabar a más calidad, tendrás que buscar cámaras profesionales que están adaptadas especialmente para ello. Existen cámaras que pueden grabar a 120 FPS con una resolución 4K, 240 FPS, etc. En el nivel más TOP, nos podemos encontrar con cámaras súper profesionales que pueden grabar desde 1000 hasta más de 10.000 FPS.

Obviamente esto se utiliza solamente con fines científicos o muy artísticos.

 

Diferencias entre “I (entrelazado)” y “P (progresivo)”

Seguro que alguna vez te has fijado en que, a la hora de seleccionar los fotogramas en tu cámara, te has encontrado al lado del número la letra “I” o la “P”. Te explico de manera muy sencilla qué quiere decir cada una.

La “P” es el modo “progresivo” y quiere decir que, en cada fotograma, la fila de píxeles se lee a la vez. Es decir, que primero se lee un fotograma entero, luego otro, etc.

En el modo “I” o entrelazado, obtenemos un vídeo más fluido porque solo recoge la primera mitad de píxeles de un fotograma y la segunda mitad de píxeles del siguiente. Sin embargo, este modo también produce el efecto del cine antiguo que comentábamos al principio.

 

Vale, entonces ¿a cuántos FPS es recomendable grabar y editar?

Lo que yo hago es que, para todos los clips cuyo audio voy a utilizar, los grabo a 30 FPS porque sé que no voy a modificar su velocidad. Si la aumentase, parecería la típica ardilla hablando y si la redujera, esa voz súper grave de un gigante.

Si en esa misma secuencia quiero introducir algunos clips con cámara lenta, pues los grabo al doble, a 60 FPS, como te expliqué antes. Así, me garantizo que si uso los 60 se va a ver fluido, y si los reduzco a la mitad para ver 30, también.

¿Qué ocurre si tengo una secuencia a 24 FPS y utilizo clips grabados a 30 o 60? Pues, simplemente, que no son proporcionales.

Aunque Premiere ya elimina los fotogramas que sobran para equilibrar los clips diferentes para que los puedas usar, puede darse el caso de que alguno de ellos se vea entrecortado. Pero eso ya depende de que vayas probando y viendo si te gusta.

Algo similar ocurre si usas clips de 24 FPS en una secuencia de 30. Como no hay suficientes fotogramas para rellenar un segundo, Premiere duplicará algunos. Esto también dará un efecto con algunos pequeños saltos al reproducir el vídeo. Pero eso se puede corregir.

Simplemente, tienes que hacer clic derecho en el clip de 24 FPS, y pinchar en “interpolación de tiempo”.

Si eliges la primera opción “muestreo de fotogramas”, simplemente los duplica. En la opción “combinación de fotogramas”, se mezclan unos con otros para dar la sensación de más fluidez. La última opción “flujo óptico”, lo que hace es analizar un fotograma y el anterior, combina píxeles e inventa otros fotogramas nuevos.

Esto puede corregir el efecto entrecortado del que te hablaba, siempre y cuando no haya movimientos muy bruscos. Si los hay, puede verse bastante raro.

A cuántos FPS grabar

 

¿Qué puedo hacer si mi secuencia es de 24 o 25 FPS y tengo clips de 30 o 60?

En este caso, lo que tienes que hacer es modificar la velocidad de esos clips para encajarlos con la secuencia. Pero recuerda, no vayas a utilizar el audio de esos clips, ya que al modificar la velocidad, el sonido también cambiará y será inservible. Hay dos formas de conseguir esto:

Por un lado, puedes darle clic derecho al clip y pinchar en “velocidad / duración”. También puedes usar el atajo “R”.

Otra forma de hacerlo es haciendo clic derecho en el clip pero dentro del monitor “proyecto” y pinchar en “modificar / interpretar metraje”. En la ventana que aparece, seleccionamos la opción “aplicar la siguiente secuencia de fotogramas” y donde pone un 1, escribimos el número de FPS que queremos. Por ejemplo, 23,97.

A cuántos fotogramas por segundo grabar

Fotogramas por segundo recomendados

Modificar fotogramas por segundo

Los clips se verán mucho más fluidos y podremos usar la cámara lenta, pero no el audio.

 

Ya sabes todo lo que necesitas sobre a cuántos FPS es mejor grabar

¿Qué te ha parecido el post? Sinceramente, te he contado todo lo que sé y lo que utilizo, así que ahora solo te queda replicarlo y practicar. Estoy totalmente seguro de que la calidad de tus vídeos va a mejorar muchísimo y vas a aprovechar mucho mejor tu cámara.

Si tienes algo que añadir, me encantaría que escribas un comentario. ¡Nos vemos en el próximo artículo! ?

 

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Rafaela

    Me quiero comprar una filmadora sencilla, para videos en YouTube. Qué es más recomendable? Una de 24FPS con 36MP, o una con 30FPS y 24MP ? Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Activado el modo de prueba de Price Based Country para probar Estados Unidos (EEUU). Debes hacer los test navegando en modo privado. Navegar en modo privado con Firefox, Chrome y Safari