[Guía] Cómo construir un superestudio de vídeo

A la hora de realizar cualquier trabajo, sobre todo si lo hacemos en una oficina, habitación, despacho, etc., la manera en la que creamos, organizamos y diseñamos nuestro espacio es crucial.

Tanto para sentirnos cómodos como para poder ser muy productivos.

Por ejemplo, el psicólogo Craigh Knight realizó hace unos años un estudio para la Universidad de Exeter (Reino Unido), en el que mostraba que acciones tan simples como colocar una foto de tu hijo en tu espacio de trabajo aumentaban la productividad hasta en un 15%.

Para mí es superimportante personalizar el lugar donde grabo y edito mis contenidos. De hecho, hace unos días publiqué un nuevo vídeo porque decidí transformar por completo mi estudio de grabación. Han sido semanas de mucho trabajo, en las que he contado incluso con la gran ayuda de varios miembros del equipo.

Al final, quedó tan genial que decidimos crear una guía bastante completa sobre qué elementos son los más importantes a tener en cuenta a la hora de construir un estudio de vídeo.

En este post te voy a resumir los conceptos fundamentales y, al final, te dejaré un enlace para que puedas descargar la guía completa gratis.

¡Empezamos!

 

1) Elige bien el espacio

La sensación que tienes al trabajar en una habitación u otra puede variar muchísimo.

Por ejemplo, el anterior estudio lo monté en una que tenía forma en L. Con el tiempo me di cuenta de que no era para nada cómoda. Era muy oscura, no tenía suficiente espacio para colocar todo el set (casi siempre me tropezaba con algo cuando iba a grabar vídeos) e incluso la acústica era más difícil de tratar.

Así que, cuando elegimos el nuevo emplazamiento, escogimos una habitación con una forma más cuadricular, más amplia, luminosa y con espacio suficiente para todo.

Al final eso es importante porque la distribución de los objetos (tanto material de trabajo como decorativos) influye mucho en cómo te encuentras en ese lugar. Y ahora mismo estoy disfrutando como un niño pequeño en el nuevo estudio.

 

2) Busca inspiración

Cuando toca amueblar la habitación, no todo vale. Es decir, por muy bonitos que seas los muebles o los objetos decorativos, si no combinan entre sí ni con nuestro estilo, no vamos a conseguir un espacio homogéneo y adecuado para trabajar.

Y no solo eso, sino que la simple elección de la gama de colores que vamos a usar influye mucho en nuestro estado de ánimo.

La mejor manera de no equivocarte en tu elección es, primero, inspirándote y cogiendo muchas ideas. Muy buenos lugares para hacerlo pueden ser Instagram o Pinterest (buscando palabras relacionadas con “estudio”, “oficina” o similares) o incluso viendo tours de estudios en YouTube.

Después, te recomiendo crear un mood board. Lo puedes hacer simplemente abriendo un documento en Photoshop, Illustrator o el programa que prefieras. Se trata de colocar las imágenes que te vayan gustando o llamando la atención. Una vez lo tengas, el siguiente paso es ir marcando o clasificando de alguna manera los colores que más se repiten en esas imágenes.

Eso te dará pistas sobre la gama cromática que puedes utilizar para tu estudio.

Aquí te dejo como ejemplo el mood board que usamos para el nuevo estudio de Runbenguo:

 

3) Planifica

Una vez hemos decidido qué tipo de elementos formarán parte de nuestro lugar de trabajo, hay algo más que debemos hacer antes de comenzar a comprar lo que necesitamos y a organizarlo todo sin control.

Y es simplemente analizar lo que vamos a necesitar en función del espacio y las medidas reales de la habitación.

De nada sirve hacer este trabajo previo si luego no sabemos cómo ordenar y distribuir los elementos. Puedes comenzar por analizar todas las necesidades que vas a tener a la hora de trabajar allí. Por ejemplo, en mi caso tenía claro qué iba a necesitar:

  • Escritorio amplio con equipo de edición para mí
  • Fondo atractivo detrás del escritorio que nos sirviera para los vídeos de Runbenguo
  • Zona de relax con un sofá, que sirva como fondo para otro tipo de vídeos. Por ejemplo, para el canal de “El Sendero de Rubén” o para invitar a otras personas para futuros proyectos (sorpresa, sorpresa…)
  • Mesa auxiliar para Carol u otro miembro del equipo. Para que puedan trabajar más personas en el estudio, si así se desea.
  • Armario con gran capacidad de almacenamiento
  • Paneles acústicos
  • Iluminación agradable

El siguiente paso que debes dar es tomar las medidas exactas de tu habitación, hacer un pequeño plano y ponerte a bocetar. Esto es fundamental para probar diferentes configuraciones de los objetos e ir adecuando el espacio según lo que mejor se adapte a ti. Nosotros utilizamos la aplicación de “Ikea home planner” y el software “Roomstyler 3D”.

Un consejo extra que te doy:

Cuando vayas a colocar los muebles, piensa primero si puedes reutilizar alguno de los que tengas ahora o vas a necesitar comprar otros. Es muy importante porque, aunque te sirvan algunos de los actuales, quizás a la hora de colocarlos en el nuevo espacio, no encajen.

Y si tienes que comprar, hazlo primero con los más relevantes para tu decoración. Y no solo busques la estética, sino también la funcionalidad.

Que sean prácticos y, si pueden ahorrarte espacio, mucho mejor. Sobre todo, cuando no los utilices.

En cuanto a los detalles decorativos, déjalos para el final. En esta fase no es lo más recomendable.

 

4) A construir se ha dicho

Ya es hora de hacer realidad todas las ideas y la planificación que hemos realizado en los pasos anteriores. Prepara un vestuario adecuado y las herramientas que te hagan falta, porque vas a tener que limpiar, lijar y pintar antes de colocar nada.

Y ten en cuenta que puedes darle un toque diferente a todo lo que vayas a reutilizar.

Por ejemplo, nosotros pintamos el armario y las ventanas de blanco, lo cual dio un aire y una energía totalmente distintos al estudio. También hemos reutilizado el sofá, las lámparas y el escritorio, entre otras cosas.

Al final, se trata de que saques el máximo provecho a lo que tienes.

 

 

5) Sin orden no hay paraíso

Esta parte puede ser la más divertida y entretenida del proceso, ya que es donde vamos a ir viendo, poco a poco, el resultado de todo el esfuerzo.

Para colocar los muebles y objetos, es primordial que te deshagas antes de lo que no necesites. No es bueno (ni para el estudio ni para ti) acumular todo tipo de cosas que no te van a aportar nada. Esto también influye en tu capacidad de concentración, lo creas o no.

Una vez tengas lo principal en su sitio, no debes olvidarte de un gran enemigo de la estética, el diseño y el orden: el cableado.

Tener todos los cables sueltos y campando libremente por el escritorio y el suelo es algo que no me gusta nada. Por eso, te recomiendo recoger y guardar correctamente tus cables, utilizando alguna de estas opciones:

  • Buscando organizadores de cables
  • Colocar algo que sujete los cables detrás del escritorio
  • Hacer unos pequeños agujeros en la mesa para introducir los cables por ahí
  • Utilizar cajoneras debajo del escritorio (algunos las traen de fábrica, pero si no es tu caso, puedes colocárselas tú manualmente)
  • Poner unas baldas en la pared
  • Sofás con almacenamiento
  • Cestas o cajas decorativas

Resumiendo, que tienes un montón de opciones. Solo necesitas ser un poco creativo y tratar de que aquello que uses también cuadre con la estética que has creado.

 

6) Dale el toque final a tu estudio de vídeo con los detalles

Esta es la parte final en cuanto a decoración. Utiliza tu mood board y todas las ideas que hayas guardado al principio para elegir cuidadosamente los pequeños objetos.

Estos serán la guinda del pastel, así que deben tener una consonancia con todo lo demás.

Tienes decenas de opciones: alfombras, cojines, fotos, lámparas, y muchas más. Lo que cuenta es que aporten un plus de alegría y armonía a tu lugar de trabajo.

 

7) Ahora toca el tratamiento acústico

Tu estudio de vídeo no solo debe verse bien, sino oírse bien. Por eso, es muy importante realizar un tratamiento acústico mínimamente viable.

Ojo, no es lo mismo un tratamiento acústico que una insonorización.

Aquí depende de la función que vayas a dar al estudio. Por ejemplo, si solo lo quieres para YouTube, puedes utilizar un micrófono de solapa como este y colocar una alfombra o unas cortinas. En la mayoría de casos, solo con esto el sonido mejora notablemente.

Pero yo lo utilizo para realizar tanto trabajos de postproducción como vídeos para el canal. Por ello, necesitaba una acústica de calidad superior, sin olvidar la parte estética.

En mi anterior estudio utilicé esta espuma acústica. Cumplía su función aunque era muy básica. No terminaba de convencerme y tampoco me parecían muy bonitas. Pero bueno, para comenzar está muy bien, la verdad.

Para el nuevo estudio contacté con EliAcoustic, una empresa de Alicante especializada en tratamiento acústico.

Nos colocaron 7 paneles principales en las paredes que, aparte de ser mucho más bonitos, me han aportado una mejoría tremenda en la acústica del estudio.

De todas formas, si no puedes contar con una empresa que realice este trabajo, puedes comprar los paneles. Hace tiempo grabé este tutorial sobre colocación de paneles y espumas.

 

8) Escoge tu equipo

Los materiales que vas a necesitar dependerán mucho del tipo de trabajo que hagas, y de lo que te puedas permitir, claro. Al final de este post, te dejaré un enlace para descargar la guía completa, en la que podrás encontrar todos los nombres y links a los materiales y aplicaciones que hemos utilizado.

Aunque hay ciertos componentes básicos que debemos tener sí o sí en cualquier estudio de vídeo, como:

Luz principal

Es la que te dará la iluminación principal. Debe estar colocada frente a ti, a unos 45º respecto a la línea que se crea entre la cámara y tú, y por encima de tu cara, más o menos a 20º. Mientras más grande sea el softbox que uses, más suave será la luz. Incluso utilizando uno en forma “nido de abeja” te aseguras de que la luz no se disperse por todo el estudio.

Luz de contra

Se coloca detrás de ti, por encima de tu cabeza. Puedes hacerlo también hasta con 45º de ángulo, para separar tu figura del fondo. En este caso es mucho mejor usar un foco con un haz de luz cerrado, para que se centre solo en ti.

Luz funcional

Son las luces que forman parte de la decoración y que están de manera natural en el estudio. Es interesante que aporten contrastes de iluminación, color y que creen ambiente. Existen muchas opciones al respecto, aunque en este tutorial de aquí  puedes encontrar las más comunes.

Cámara

Aunque es una cuestión muy amplia para tratarla aquí, solo te comentaré los requisitos indispensables que debe tener la tuya para un estudio de vídeo o YouTube:

  • Autofoco
  • Pantalla abatible (para poder verte)
  • Entrada de micrófono (si no quieres comprar una grabadora externa o similar)
  • Grabación en 4K (no porque vayas a publicar en 4K, aunque podría ser, sino porque podrás incluso grabar entrevistas con una cámara y recortar en la edición como si tuvieras 3). De todas formas, te dejo este tutorial para elegir una cámara adecuada para vídeo.

En mi caso, mi configuración actual preferida es la Panasonic GH5s con el objetivo Panasonic 25mm f1.4.

Una maravilla grabar en 4K, 10bit, 422 con perfil rango dinámico como “Cine”.

Sonido

Aquí también hay mucho de lo que hablar, pero lo más sencillo para comenzar es utilizar un micrófono de solapa y conectarlo a tu cámara. Puedes usar un alargador si lo necesitas.

Yo prefiero utilizar un micro direccional, como el RODE NTG4+, ya que no me gusta que se vea en cámara.

 

Lo más importante de todo: ¡disfruta y déjate llevar!

Al final, lo mejor es no obsesionarse con conseguir el lugar de trabajo perfecto, porque nunca lo será a todos los niveles.

Hay que tener en cuenta que el aspecto y la configuración de nuestro estudio de vídeo irá cambiando y ajustándose con el tiempo. A medida que nosotros también lo vamos haciendo.

Así que preocúpate de encontrarte cómodo en él, no tener miedo de cambiar, mover y probar cosas nuevas, y sacarle mucho partido.

Espero que te haya resultado muy útil esta guía que con tanto cariño hemos preparado. Si al final decides modificar tu estudio, me gustaría mucho que compartieras la transformación con nosotros. Así nos inspiramos mutuamente, jaja.

Puedes compartir tus fotos en Instagram, utilizando el hashtag #guoestudio o etiquetando tus fotos en @runbenguo_oficial.

Puedes descargar la guía completa al detalle con una lista de todos los materiales utilizados en mi nuevo estudio.

Muchas gracias por llegar hasta aquí. Nos vemos en el siguiente post.

¡¡Un saludo!!

DESCARGA LA GUÍA

¿Te resulta útil? ¡Puede que a otros también! Comparte esto y ayúdales 😉

Reader Interactions

Comentarios

  1. william1867

    Felicidades! Te a quedado para decirlo en una sola palabra, ¡Espectacular! Muy contento, con el diseño y la distribución del estudio.La distribución de la luz Genial.
    Venga un abrazo a la distancia. Te deseo el mejor de los éxitos.
    Sigo pendiente de tus publicaciones. Eh aprendido montones. Hasta siempre. Chao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *