Una cámara de cine profesional por menos de 1.500€

 

¡¡Hola!! ¿Qué tal? Hoy os traigo un artículo súper interesante en el blog. Dedicado a todos los amantes del cine. Todos sabemos que para adquirir una cámara de cine profesional tenemos que prepararnos para darle un pequeño palo a nuestro bolsillo.

Cuando hablamos de cine, normalmente pensamos en cámaras de vídeo gigantes, aparatosas y a las que solo los grandes profesionales (o gente con mucho dinero) pueden llegar.

Pero eso no siempre tiene por qué ser así. Y te lo voy a demostrar.

Parece ser que la próxima generación de cámaras para cine ha llegado. Hoy te voy a enseñar la BlackMagic Pocket Cinema Camera 4k, y vas a ver tanto sus pros y contras respecto a una cámara DSLR, como la Sony A7III, una GH5 o una Canon EOSR entre otras.

Y, lo que es más importante, te voy a dar toda la información que creo que es importante que sepas para decidir si, al final, este tipo de cámara de vídeo profesional es o no para ti.

¡Empezamos!

 

Te voy a presentar a la súper invitada de hoy

¿Qué es exactamente la BlackMagic? Bueno, podríamos decir que es una cámara profesional para grabar en calidad de cine, pero en formato compacta.

Es decir, el mismo cuerpo de una cámara réflex.

Y sus principales “armas” son que graba:

  • Vídeo RAW
  • 4K
  • A 60 FPS
  • 12 bits

Si no has escuchado nunca lo de vídeo RAW, es fácil. Tal y como existen fotografías muy comprimidas en JPEG, PNG y otras en RAW (con las que podemos hacer “magia”), en el vídeo ocurre lo mismo.

Los formatos que usamos por ejemplo cuando grabamos vídeos para YouTube suelen ser: el .mp4, el h.264 o el h.265. Pero no son los códecs que se usan en el cine.

Por ejemplo: el CinemaDNG, Arri Alexa, Red o Canon RAW. El vídeo RAW lo que hace es guardar toda la información original. Sin comprimir.

Entonces, esta videocámara nos permite grabar con muchísimo rango dinámico, para luego tener una gran flexibilidad a la hora de editar los vídeos.

Cámara de cine profesional

 

Y lo mejor. Una cámara de vídeo 4k barata

Esta parte es clave de esta cámara. Y es que, normalmente nos tendríamos que gastar varios miles de euros para conseguir una cámara de cine con este tipo de características.

Pero los de BlackMagic Design han revolucionado el mercado.

Puedes tener esta cámara y grabar cine profesional por menos de 1.500€. En el momento de escribir este post, la puedes encontrar por unos 1.400€.

Realmente sientes que llevas una calidad de imagen brutal en tus manos. Sin embargo, es un poco complicado hacerse con ella. Yo, después de buscar mucho, la encontré en la tienda de Fotografiarte, justo cuando comenzaba a colaborar con ellos.

Así que, si te interesa, haciendo clic aquí podrás verla o comprarla.

Y ahora, sí que sí. Voy a meterme de lleno en mi experiencia con esta súper cámara de cine para contarte lo mejor y lo menos bueno.

Para que decidas por ti mismo si te merece o no la pena.

 

Buscando el equilibro entre calidad de imagen y usabilidad

Para mí, más que la mejor calidad de imagen, lo realmente importante es la usabilidad y portabilidad de la cámara.

Por el estilo de fotografías y vídeos que hago, me paso grandes cantidades de tiempo caminando, buscando planos, diferentes tomas. Si la cámara es muy pesada o grande, me dificulta mucho el proceso de creación.

Al final del día, me quedaría literalmente sin energía.

Entonces, lo que de verdad me gusta de esta cámara (y que por eso pienso que está rompiendo el mercado) es que, a pesar de su calidad de imagen, es muy compacta. Cómoda de llevar.

Ya depende de lo que sea importante para ti. Esta es solo mi opinión.

Vamos a seguir viendo a continuación más factores que debemos tener muy en cuenta cuando queremos grabar cine de manera profesional.

 

El enfoque, algo esencial

Aunque no lo pueda parecer tanto, el enfoque es un elemento que puede hacerte muy fácil o muy tedioso el trabajo. No solo que tenga un buen enfoque, sino un enfoque rápido.

¿Qué tipo de enfoque crees que es mejor, el manual o el automático?

Pues, como casi siempre, depende.

Por ejemplo, para los vídeos y tutoriales que grabo en mi estudio, no me importa si el enfoque es rápido o lento. Manual o automático. En situaciones controladas como esta, puedo controlarlo desde el propio móvil y listo.

Pero la bueno aparece cuando tenemos que hacerlo en exteriores.

Ya sea porque trabajes en eventos, en medio de la naturaleza o en cualquier viaje, sí es importante que nuestra cámara tenga un buen enfoque automático.

Sobre todo, si usas accesorios en tu cámara para grabar diferentes planos. Como yo, que acostumbro mucho a usar el gimbal. Y aquí viene, para mí, el principal punto negativo de la BlackMagic. Su autofoco no es bueno.

Al menos, no tanto como yo necesito.

Si no dispones de un gran autofoco, tendríamos que depender de accesorios externos, como el “follow focus”. Es un sistema que se añade en el objetivo, pero que lo va complicando todo un poco más. Tienes que ir aprendiendo a usarlo, pillarle el truco.

Y, mientras tanto, seguro que perderás algunas buenas tomas por el camino.

Así que este es el resumen de mi valoración del enfoque de la BlackMagic:

 

La batería. ¿Cuánto “come” la BlackMagic?

Pues, para serte sincero, esta cámara se “devora” las baterías. Más que Hulk con la electricidad, jaja.

Lo comprobé cuando Carol y yo fuimos a Ciera (Murcia) porque tenía que dar una masterclass sobre fotografía de paisaje. Y, de paso, nos apetecía mucho grabar la floración de los melocotoneros.

Y ahí estábamos. En medio de un atardecer precioso y con melocotoneros hasta allá donde alcanzaba nuestra vista.

Y… ¿sabes cuánto me duró la batería? Venga, te dejo unos segundos para que adivines.

Pues me duró ¡solo 20 minutos! Una locura.

Tienes que ir muy bien suministrado. Literalmente ir cargado de baterías. ¿Qué ocurre? Que si estoy usando el gimbal y tengo que quitar la cámara cada 20 minutos para colocarle una nueva batería… al final no se hace muy cómodo.

A veces, me gustaría poder ponerle una batería de energía nuclear, como hacía Homer Simpson. Pero me da que no es posible.

Por tanto, ¿qué valoración final le doy al consumo en esta cámara de vídeo?

Pues, más que ponerle un número, diría que cada vez el tema de la usabilidad y de que sea una cámara todoterreno… se hace más difícil.

En ese ámbito no se acerca mucho a la Sony A7III, por ejemplo.

 

Y ahora, vamos a por el almacenamiento

Generalmente, el almacenamiento en las cámaras de cine suele ser un auténtico engorro.

Primero, porque ocupan muchísimos gigas, discos duros y consumen un montón recursos y potencia del ordenador. Y segundo, porque el formato con el que se grababan hasta hace poco, era muy incómodo para editar.

Y digo hasta hace poco, porque recientemente sacaron un nuevo formato de grabación. El ‘BlackMagic Raw’. ¿Y en qué se diferencia con los anteriores?

Los formatos anteriores entregaban una sucesión de imágenes RAW en un clip de vídeo, que luego se unían. Es decir que, para editar ese clip, teníamos que ir pasando por cada una de ellas.

No habían pensado mucho en nuestro flujo de trabajo, la verdad.

Pero ahora, con este nuevo formato BlackMagic Raw, lo han solucionado de manera increíble. Las grabaciones ahora se entregan como archivo de vídeo. Archivos en formato “.braw”. Sí sí, como en el bronx.

Este tipo de formato tiene varias opciones de compresión, desde 3:1 hasta 12:1.

BlackMagic Pro 4k

Esto nos permite poder beneficiarnos de esta gran calidad que ofrece el formato RAW, pero usando tarjetas convencionales.

Y por convencionales, me refiero a tarjetas que igualmente sean potentes. Como las SanDisk de 95 MB/s. Si quieres aprender más sobre los tipos de almacenamiento que existen y cuáles son los que utilizo yo, te recomiendo que leas este post.

Aunque, en realidad, para este tipo de cámaras lo ideal sería utilizar tarjetas “CFast 2.0”, que tienen una velocidad de escritura de 500 MB/s. Con estas, puedes grabar con la máxima calidad de la BlackMagic.

Por ello, para mí este es un punto muy fuerte, junto con su precio.

Es decir, nos trae la calidad de cine, con el formato RAW muy comprimido para usarlo con tarjetas sencillas, por 1.400€.

Ahora bien. ¿Cuánto ocupa en nuestra tarjeta un archivo grabado con esta cámara de cine?

Hice la prueba y, aunque esté en RAW, también debemos ir bien preparados en cuanto a tarjetas de memoria.

Un solo minuto grabado con esta cámara, con un formato de compresión normal, ocupa unos 5 o 6 GB.

Así que esto es, en realidad, un arma de doble filo. Pero tranquilo. Se puede solucionar.

La cámara permite conectar discos duros SSD externos por medio de USB. De esta forma, podemos almacenar 500GB o 1TB de archivos mientras estamos grabando. Esto es muy útil para lo que comentaba antes: si estás en eventos, viajes y demás.

Y este tipo de discos duros tampoco son muy caros.

Aun así, el tiempo de grabación que obtenemos con un disco de 500GB es este:

Como ves, una brutalidad. Lo que te quiero decir con esto al final, es que tienes que escoger tu cámara en función de las necesidades que tengas y cómo sean tus proyectos.

Puede ser todo lo buena que quieras, pero quizás a ti te limita. Además, el formato de cine no se utiliza en todos los tipos de vídeos.

Hasta ahora, como ves, le estoy dando una puntuación quizás un poco más negativa que positiva a esta cámara.
Pero es simplemente por cómo me funciona a mí. Pasamos a lo siguiente.

 

La comodidad para cambiar ajustes

Para mí, este es otro punto negativo de esta videocámara. La forma en que se distribuyen los diferentes botones de los parámetros.

Por ejemplo, la A7III me encanta porque solo con mi mano derecha tengo:

  • La rosca para la velocidad de obturación.
  • La rosca para el diafragma.
  • Y la rosca para cambiar el ISO.

En la BlackMagic solo encontramos una rosca. Luego, tienes que ir sí o sí a la pantalla táctil para modificar los demás ajustes. En definitiva, la usabilidad de esta cámara me parece peor que la A7III, que es mucho más versátil.

Así que, para finalizar este post, mi conclusión es la siguiente.

Creo que la calidad de imagen que ofrece la BlackMagic es increíble, brutal. Como dije antes, me parece genial tener calidad de cine al alcance de todos.

Pero también pienso que una cámara como esta no debería sustituir tu cámara réflex habitual. Ya sea Sony, Canon o Panasonic. La BlackMagic tiene unos usos muy concretos. A mí me sería de mucha utilidad en:

  • Rodaje de cortometrajes.
  • Grabación de vídeos comerciales, que necesitan un plus de calidad en la imagen.
  • Creaciones un poco más artísticas.

 

Y, como extra, te voy a dar unos últimos consejos

Quiero responder a algunas preguntas frecuentes que te pueden surgir si decidieras adquirir esta cámara.

Por ejemplo, ¿se puede usar en el gimbal?

Se puede usar sin ningún problema. La cámara es pequeña y no pesa mucho.

Yo lo que hice fue colocar al mío una parte de la rótula que utilizo para hacer panorámicas, de manera que la cámara se pudiera desplazar un poco en el eje horizontal. En este caso, hacia la izquierda.

Esto es una muy buena ventaja. Las cámaras convencionales de cine no se pueden colocar en un gimbal. Necesitan de otro tipo de accesorios un poco más aparatosos.

También quiero darte un consejo si compras tarjetas de memoria CFast. Como te hará falta un lector de tarjetas, te recomiendo que te compres uno con el número 2. Más que nada, porque si no, no te van a entrar las tarjetas, jaja.

A mí me ocurría al principio que la tarjeta no me funcionaba en el que tenía. Pensando que podía ser del lector, me compré otro igual. Y tampoco funcionaba.

Al final, me di cuenta de que yo estaba usando un número 3.

Al cambiarlo por el 2, no me dio ningún problema.

Otro dato importante es resaltar que esta cámara de vídeo tiene un ISO dual. Es decir, dos ISOS nativos.

Para no meterme en cuestiones técnicas, lo que te permite esto es conseguir una imagen muy limpia, incluso en situaciones con poca luz e ISOS altos.

En esta cámara, un ISO que funciona muy muy bien es el ISO 400.

¡Ya está todo! En el futuro, espero poder contarte más cositas y descubrimientos que pueda hacer con la BlackMagic respecto a las demás cámaras.

Espero que te haya gustado este post. Si quieres preguntarme algo, ¡déjame un comentario!

¡¡Un abrazo y hasta pronto!!

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Jose

    Para mi sigue siendo muy buena opción de altísima calidad la combinación Sony A7S y Átomos. La cámara la tienes tirada de precio en el mercado de ocasión al ser la primera versión. El autofoco no es bueno pero black Magic tampoco es que sea fino.

  2. Ramon Fernandez Prats

    hola Ruben…. gracias por esta review…. la verdad es que es una cámara fabulosa… por fin..!! jejeje…. pero… claro es como tu dices para quien necesite esas prestaciones como son videos comerciales de medianas empresas o productos puesto que esta cámara para que funcione bien necesitaria de acoples externos para monitorizar sonido… enfoque.. y monitor de color ect ect… pero el que sepa de lo que estoy hablando sabrá que esta camara es un gran paso adelante… fantástico…! gracias… tal vez en un futuro quieras probarla con todos los aparatos externos necesarios para un rodaje comercial… es solo una idea…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *