¿Qué puedes hacer tú para cambiar el mundo?

Este post mal entendido podría parecer pretencioso, pero el propósito realmente es compartir todas las acciones que llevo a cabo rutinariamente para tratar de vivir en la máxima armonía posible, y para que el impacto positivo sea mayor que la “huella negativa”.

Pero no hace falta que las cosas sean blancas o negras.

No hace falta hacer todo perfecto o pasar de largo absolutamente. Cada pequeña acción es una gran victoria para conseguir avanzar cada día en este enorme reto al que nos enfrentamos.

Mi experiencia me ha llevado a aprender que resulta muy difícil salirse del círculo de la sociedad completamente, pero hay cantidad de acciones que podemos llevar a cabo diariamente y tienen un impacto enorme, gigante. Pero muchas veces estamos tan desinformados, nos inyectan tantos mensajes negativos y llenos de apatía, que comenzamos a vibrar de una manera que interesa mucho a unos pocos, pero interesa poquísimo a la humanidad como conjunto.

Así que, básicamente, voy a compartir todo lo que siento que podemos hacer para crear un gran cambio si todos actuamos en conjunto. Pero además, me gustaría mucho que compartas las tuyas (que también puedan ser realizadas por cualquier persona) o que compartas recursos para seguir informándonos y actuar. Pero eso, cuando llegues al final del post.

¡Vamos a comenzar! Agarra un papel y un boli, y coge todas las ideas que resuenen contigo.

 

 

1. Necesitamos un cambio

El primer punto realmente importante es hacernos conscientes profundamente de que necesitamos un cambio grande y urgente, y dejar de estar dormidos en referencia a la situación que absolutamente todos y todas estamos viviendo:

  • Contaminación por microplásticos hasta en lo que comes
  • Químicos por todas partes
  • Aire contaminado
  • Superpoblación
  • Cambios climáticos drásticos
  • Grandes desequilibrios sociales

La lista es bastante más larga, y si quieres conocer en detalle cuál es la situación actual en la que estamos, te recomiendo que veas este documental que la resume muy bien.

Sintiendo el porqué, será muchísimo más fácil llevar a cabo cualquiera de estas acciones, pero primero debemos ser conscientes del comportamiento tan inconsciente y errado que estamos teniendo como especie (todos dentro de los 7.300 millones de personas que habitamos esta “pequeña” casa flotante en el enorme cosmos).

2. Tenemos muchísimo más poder del que pensamos

Por mucho dinero que tenga una multinacional, ese dinero llega porque nosotros se lo damos.

Llega porque en masa compramos ese refresco, vemos ese programa, votamos a ese político, comemos unas cosas y no otras, compramos una ropa y no otra, etc. Sin el poder que otorga la sociedad a los más poderosos, esos poderosos no tienen nada. Pueden luchar y resistirse durante un tiempo con lo que han acumulado, y pueden seguir manipulando las mentes de los más dormidos. Pero una sociedad en la que todos estén despiertos dejará de estar dominada por ese minúsculo número de “poderosos”.

Imagina si dejásemos de dar todo ese poder a unos pocos dejando de:

  • Comprar sus productos
  • Comer lo que nos dicen que debemos comer
  • Ponernos lo que nos dicen que debemos llevar puesto
  • Pensar como nos dicen que debemos pensar
  • Trabajar en lo que nos dicen que debemos trabajar
  • Estudiar lo que nos dicen que debemos estudiar
  • Curarnos como nos dicen que nos debemos curar
  • En definitiva, vivir como nos dicen que debemos vivir

Imagina, si en un estallido de lucidez como contaba José Saramago, todos nos diéramos cuenta de que el poder lo tenemos nosotros. Imagina si dejáramos de darle ese poder a ellos.

Sería un cambio global absoluto.

Pero para ello, necesitamos dejar de vivir en la edad de piedra. Necesitamos dejar de ser una humanidad con mentalidad de niño egocéntrico, desconectado, enfadado y lleno de miedos, y usar toda esa energía para convertirnos en maestros de nosotros mismos por medio de trascender toda esa densidad.

Necesitamos conectar con nosotros mismos, y con todos nuestros hermanos y hermanas. Sí, lo sé, para ello todavía queda mucho camino, pero hacia allá vamos con fuerza, y cada vez somos más. Miles. Por ello estás aquí.

 

 

3. El cambio no empieza en la política

Creo que es crucial darse cuenta de que si queremos que la situación actual cambie, no podemos esperar que los demás lo hagan por nosotros. Si nosotros no cambiamos en nuestras elecciones diarias, ¿por qué iban a cambiar los dirigentes de un país? Si nosotros damos poder comprando a las enormes empresas que financian a los partidos políticos y al status quo, ¿por qué iban a dejar ellos de hacer las cosas que hacen si les funciona perfectamente?

Si nosotros seguimos dormidos e hipnotizados por los que mueven los hilos, ¿por qué iban a hacer algo diferente? Si seguimos votando a los mismos esquemas políticos y económicos de siempre y pensando como nos dicen que tenemos que pensar, ¿por qué iba cambiar la situación actual?

La lucha pueblo-política, me recuerda a la típica situación de pareja: una y otra vez, la pareja se rompe y vuelve a unirse porque uno de los dos espera que el otro cambie su personalidad por él o ella.

Una y otra vez esperamos que los políticos cambien a lo que nosotros queremos, sin que nosotros hagamos absolutamente nada.

Creo que el cambio real a nivel global, parte de un cambio total de mentalidad, de manera de vivir, de manera de vibrar. Y eso empieza en casa, desde pequeños, o desde que algo nos haga ese “click” en nuestro interior. Allá vamos, poco a poco, día a día, pero con constancia y con resultados tangibles como que estés aquí leyendo todo esto.

Cuando esto ocurra, los que dominan dejarán de tener el poder. Tendrán que amoldarse a lo que los demás dictan porque no habrá otra opción. Surgirán nuevos movimientos que realmente se saldrán de los parámetros establecidos, y realmente existirá una manera distinta y nueva de hacer las cosas.

Pero tenemos que despertar, porque millones siguen dormidos e hipnotizados.

Sobre esto me viene a la mente esta entrevista entre Borja Vilaseca y Arkano, que quizá pueda interesarte mucho porque trata sobre el cambio real que necesitamos en este aspecto.

 

 

4. Lo que compras

Quizá lo que compramos sea la acción más relevante y de peso que podamos llevar a cabo. Por medio de comprar un producto, estás apoyando esa industria para que siga creciendo y llevando a cabo las acciones y políticas que sean.

Tenemos un problema bestial con los microplásticos. La sal marina que usas en tu cocina, por ejemplo, tiene miles de microplásticos que ingieres y dañan tu cuerpo y tu salud. Si compramos productos con plástico, estamos reforzando la industria que genera este problema en nuestro día a día.

Es importante ser conscientes de que estos problemas están en nuestra casa, no en países y lugares lejanos. Estoy seguro de que en el futuro miraremos atrás y diremos: “¿En serio? ¿Usaban plástico para todo (incluso utensilios de un solo uso) y los tiraban al mar hasta que se deshacían y acababan de vuelta en sus platos a través de los peces que se comían, la sal, la evaporación y la extracción de agua? ¿Y aun sabiéndolo seguían comprándolos?”.

A no ser que actuemos en masa y rápidamente, el minimalismo no será una opción o moda, será una obligación. Es insostenible comprar sin parar por motivos egoístas y egocéntricos, por vacíos emocionales, por el hecho de sentirse bien por un rato.

“En el siglo XXI se dio un fenómeno llamado consumismo, donde la gente no compraba algo por necesitarlo realmente, sino para tratar de llenar sus vacíos emocionales. Esto era indicativo del gran aprendizaje emocional y social que se cernía por aquel entonces”.

Estoy seguro de que miraremos atrás dentro de décadas y nos analizaremos con asombro y pena. Pero una parte de mi entiende que es el proceso natural de las cosas.

Compra lo realmente necesario, sabiendo el impacto que eso tiene en el planeta. Compra artículos de segunda mano si puedes y es pertinente. Compra productos locales, y nunca artículos de usar y tirar (porque son el culmen de la ineficiencia energética y el consumismo). Aprende de tus propios impulsos consumistas, aprecia enormemente todo lo que compres y adquiere productos de calidad que puedan durar años o décadas.

No siempre es posible, pero todos podemos reducir muchísimo nuestro ritmo de consumo.

 

 

5. Lo que comes

Si el punto anterior era importante, este lo es mucho más. Una acción que 7.300 millones de humanos llevan todos los días a cabo, varias veces incluso (unos más que otros según el país y su situación económica). Aunque el tema de la alimentación da para mucho, intentaré enumerar los puntos fundamentales.

Comemos muchísimo más de lo que necesitamos en los países desarrollados.

Investiga sobre el ayuno intermitente y averiguarás lo que los grandes sabios dijeron hace miles de años: el 10% de lo que comes te mantiene vivo, el 90% restante mantiene vivo a tu médico.

Yo como dos veces al día, excluyendo productos animales salvo huevos, ghee, y un poco de queso de vez en cuando. Pero a veces como solo una vez y media por decirlo así, y mi salud ha aumentado enormemente. He recuperado peso, me he limpiado por dentro, mis digestiones son mucho más eficientes, tengo más tiempo, gasto menos dinero y consumo menos.

Pero cada vez me gustan menos las etiquetas alimenticias.

No necesitamos ser vegetarianos, o veganos, o carnívoros. Solamente escuchar lo que nuestro cuerpo nos dice. Y quizá eso sea comer solamente un poco de pescado una o dos veces al mes. El resto, puede ser todo de origen vegetal. Puedes aprender un poco más sobre esto en este vídeo.

Literalmente nos han engañado, nos han cebado, engordado, enfermado, y luego nos han vendido los remedios.

Además, no nos han enseñado que lo que comemos tiene un impacto en el planeta muy diverso.

1 kilo de carne de vacuno necesita aproximadamente 15.500 litros de agua para ser producido. Cada 40 horas se usa para la ganadería del planeta, todo el agua que se necesita para dar de beber a la humanidad durante un año entero.

Las emisiones de gases de efecto invernadero en la ganadería son equivalentes a todo el sector transportes junto (todo).

Y lo mejor de todo es que hasta la OMS dice que con 3 o 4 raciones de carne o pescado a la semana sería suficiente.

“Y comían carne y pescado a todas horas, teniendo que criar animales a velocidades de vértigo a base de enfermarles, maltratarles, hormonarles, y esquilmaban los mares hasta extinguir especies enteras (como el atún rojo), ¡con lo inmenso que es el océano!”

Si quieres ver la ciencia detrás de por qué nos han engañado con la carne, echa un vistazo a este documental (entre muchísimos otros, así como libros y estudios científicos gigantes).

 

 

6. Lo que “ingieres”

No podemos evolucionar como sociedad, como gran organismo, si seguimos deglutiendo a diario lo que nos “echan” las grandes corporaciones, partidos políticos, grandes medios y demás lobbies por los medios tradicionales.

Ese esquema de pensamiento, esa matrix, entra por nuestros sentidos y codifica nuestra manera de vivir y vibrar. Para generar un cambio vibratorio y evolutivo, necesitamos desenchufarnos de esa ingesta y desintoxicarnos para conectar con nuestra verdadera esencia y manera de vivir/vibrar.

En mi caso, tenemos una televisión en casa pero no está conectada más que a internet para ver cine que aporte valor y documentales, además de para poner mis vídeos y producciones en una pantalla más grande y así poder comprobar si todo está correcto.

 

 

7. Lo que usas para limpiar

Nos han vendido la obsesión por la limpieza. Nos han vendido las pastas de dientes con flúor, un tipo de jabón para cada cosa, colonias y perfumes exagerados, desinfectantes tóxicos, químicos contaminantes para nuestra casa… Nos han vendido cantidad de cosas, y las metemos todas en nuestro hogar, creando un ambiente tóxico y contaminante. A veces, peor que el propio aire de la calle en una ciudad, como han descubierto algunos estudios científicos.

Es muy sencillo, no necesitamos tantas cosas.

Si llevamos una vida limpia por dentro, no necesitaremos limpiar por fuera constantemente.

En nuestra casa se usa una pastilla de jabón natural para la ducha, vinagre de limpieza para toda la casa y jabón natural de lavanda para la ropa (que rellenamos con nuestro recipiente en la tienda ecológica donde compramos).

A menudo no uso pasta de dientes porque no es necesaria, puedes hacerla tú de esta forma. Y si además usas un cepillo de dientes de bambú, ya no estarás usando este utensilio de plástico que es de lo que más abunda en lugares llenos de basura.

La lista continúa, pero creo que se entiende. Que no te vendan un producto contaminante en un recipiente de plástico para cada tarea de la casa. Esto es una moda absurda y con fines económicos del mundo moderno.

8. Lo que tiramos (comida, basura, retretes…)

Este es el tema que quizá más nos remueve, porque estamos llenando el planeta de basura. En el mundo rico por consumir demasiado, y en el tercer mundo por no tener modo de tratar los desechos más que tirándolos a la naturaleza o al mar.

Desde hace tiempo, decido no comprar algo si trae un envase absurdo. ¿Frutas en plásticos? ¿Verduras en plásticos? ¿¿100 gramos de frutos secos en plásticos?? ¿100 gramos de lechuga en una bolsa de plástico? Es absurdo, sobre todo si no es una situación excepcional, sino en el día a día.

“Iban a los supermercados, donde solo hacían negocio con la comida y, en cualquier pasillo, encontrabas un mar de plástico. Toda la comida, muy procesada para durar meses o años allí, estaba envuelta en plástico. Era imposible comprar algo sin plástico, así que la gente se daba por vencida”.

Pero ya no.

Hay gente tan harta de tener que comprar plástico y envases, que prácticamente en cualquier ciudad puedes encontrar un establecimiento donde venden todo a granel.

Así lo hacemos nosotros: salimos de casa “armados” con:

  • Nuestras bolsas grandes reusables
  • Bolsas de tela para el arroz y las legumbres, la fruta y los frutos secos
  • Cartones para los huevos
  • Recipientes de plástico para el jabón de la lavadora

Compramos pastillas de jabón natural que no necesitan envoltorios… Aun así, como digo, es muy complicado salirse 100% del “esquema creado”, pero todo producto con plástico que dejes de comprar, es motivo de celebración y una victoria.

¡Solamente hay que volver a lo que se ha hecho durante miles de años!

Y hacer el vacío a los lobbies de los envases por no querer reconducir su negocio a otras alternativas que ya tenemos.

Pero no son solo envases. Mi amigo Ricardo Badía, doctor Ingeniero Agrónomo, acaba de publicar un artículo muy interesante sobre la locura impensable del desperdicio de alimentos.

¡Se desperdicia el 30% de toda la producción de alimentos a nivel global! Y el 40% en EEUU.

“Eran tan ineficientes, que millones de personas pasaban hambre, y sin embargo casi la mitad de comida que se producía en algunos países se tiraba a la basura”

Es tan grave este tema, que el desperdicio de alimentos es la tercera fuente emisora de CO2 a nivel mundial. Echa un ojo al artículo anterior porque realmente es increíble que hagamos estas cosas.

En casa intentamos comprar el menor número posible de artículos con material desechable. Pero cuando ocurre, reciclamos todo (último recurso) o creamos compost como este con toda la materia orgánica.

“Además, sus residuos corporales como heces u orina, eran depositados en retretes húmedos, que mezclaban grandes cantidades de agua potable junto con todo aquello, y además con productos químicos de limpieza, lo cual creaba una mezcla muy difícil de deshacer, por lo que muchos sistemas de depuración eran ineficientes y el agua acababa en el mar de nuevo, contaminando ríos y lagos a su paso, matando así la tierra y los animales que se encontraba en el camino”.

Parece realmente que todo esté hecho al revés en nuestras casas: no se aprovecha el agua de la lluvia, no se recolecta la energía solar, no hay apenas eficiencia en la construcción (arquitectura bioclimática ya), no se usan los desperdicios orgánicos para producir energía, no se usan retretes secos o fosas sépticas… Nuestro amigo Ismael Villaseñor nos envió un documental hecho por él sobre esta temática.

Y la lista continua. Vivimos en casas de la edad de piedra, pensando que somos muy modernos.

Respecto a esto tengo un proyecto grande en mente, así que espero poder llevarlo a cabo en los siguientes años. Poco a poco, con paciencia, pero con mucha determinación.

 

 

9. Cómo te mueves

Recuerdo que cuando comencé a tener que usar mi coche a diario, y me hice consciente de lo que eso suponía para el planeta, quise comprarme un vehículo eléctrico aunque fuese muy pequeño. Después averigüé la huella ecológica que las baterías y el resto de materiales dejan (además de lo caros que eran todavía) y concluí: lo más ecológico sin ninguna duda, es realmente no necesitar un transporte diario.

Así que trabajé durante años para construir el proyecto que ahora nos permite dedicarnos a mí y a 10 personas más 100% a esto, desde casa, sin tener que usar ningún medio de transporte.

No todos pueden optar a esto ahora, ¿pero por qué no trabajar para ello? ¿Por qué no insistir en tu oficina que podrías hacer prácticamente todo (o todo) desde casa? Sé que en muchos puestos de trabajo no es posible, pero en millones sí.

Y si en tu caso no es posible, ¿por qué no hablar con tus compañeros y compartir coche? ¿Por qué no buscar transporte público? ¿Puedes ir en bici o andando?

“Vivían en una punta de la ciudad, y se levantaban antes de que saliera el sol para montar en un coche que quemaba petróleo y soltaba humo tóxico, para ir hasta la otra punta de la ciudad donde trabajaban. Pero como millones de ellos tenían esta costumbre tan ineficiente, dedicaban horas al día a ello en grandes atascos, lo cual les hacía no poder invertir su tiempo eficientemente. Se enfadaban, gastaban sus recursos en este trayecto, contaminaban…”

Pero no solo el coche. El avión es uno de los medios más contaminantes. ¿Sabías que un vuelo de 2-3 horas equivale a usar un coche a diario durante 3 meses?

Te invito a que eches un vistazo a este calculador de emisiones de CO2 y te llevarás más de una sorpresa.

En Alemania están planteándose restringir el número de vuelos anuales por habitante.

En mi caso, soy cada vez más consciente de esto, y aunque uso mi coche (pequeño y que gasta poco) una vez o dos a la semana normalmente, y para trayectos de 10 minutos, he restringido el uso del avión para únicamente viajes con propósito.

En viajes como el de Islandia en junio pasado, donde disfrutamos mucho de la experiencia, grabé todos los planos de naturaleza que pudiste ver en el vídeo “Podríamos vivir en el paraíso”. También grabé un curso completo de fotografía que sacaré dentro de poquito, varios tutoriales y más materiales. Para mí, o el viaje tiene sentido vital y aporta a los demás, o prefiero quedarme en casa descansando, ir a la montaña o a la playa.

Viajar se ha banalizado y, para mí, es imprescindible viajar con propósito. Hacer un uso consciente de todos esos recursos que estoy consumiendo. Además, hace un mes comencé a llevar a cabo una acción: cada vez que vayamos en avión, trataré de plantar tantos árboles cómo sea necesario para equilibrar la huella de CO2 que esto produzca.

Aunque no es suficiente, los árboles son gran parte de la solución. De hecho, ya estamos poblando nuestro propio bosque RunbenGuo. 

En conclusión, tanto el transporte diario como los viajes deben ser repensados y replanteados.

 

 

10. Lo que llevas puesto

Una sola camiseta de algodón necesita, como valores medios, 2.900 litros de agua para ser producida. En concreto: 1.230 litros de agua de riego, 1.110 litros de agua de lluvia, y 600 litros de agua que quedan contaminados. (Aunque depende mucho del origen del algodón y demás factores).

Todo esto para una sola camiseta. Unos vaqueros usan de media 11.900 litros de agua para ser producidos.

Y sin embargo estamos en la era de la moda rápida, donde grandes marcas multinacionales producen prendas baratas y de mala calidad, que a los pocos meses tenemos que tirar, para volver a comprar una nueva y satisfacer nuestros vacíos emocionales y del ego.

“-Tenían que ir constantemente a grandes edificios que llamaban Centros Comerciales donde compraban ropa y productos que apenas duraban unos meses en buenas condiciones.
-¿Y por qué las vendían si eran malas?
-Porque al durar poco, vendían constantemente lo mismo una y otra vez.
-Pero es muy ineficiente, no lo entiendo.
-El único motivo era generar más dinero, y que la gente solo pensara en comprar para que estuvieran atrapados”.

Cada vez más, me encanta ver que me despojo de esa necesidad de tener que comprar ropa nueva, y me doy cuenta de que la ropa no me define, no me hace ser mejor ni estar más bello, sino que eso depende de lo que hay dentro de mí y de mi cuerpo, de mi esencia.

Cada vez me sienta mejor ver que mis prendas duran años y décadas. Tengo unas botas que llevo usando desde los 19 años, pantalones desde hace 5-10 años, arreglé mi reloj antiguo de 25 años en vez de comprar uno nuevo, tengo camisetas de hace más de 5 años que siguen estando bien… No tengo que gastar y consumir.

Pero para ello, debo comprar lo que es de calidad, y cuidarlo bien. No lavar constantemente, lo cual produce gran parte del problema, sino solo lo necesario.

Si conscientemente has visto que necesitas alguna prenda, primero acude a las opciones de segunda mano, porque son prendas que ya están fabricadas y es la opción más sostenible. Nos deshacemos de tanta ropa en buen estado, que seguro que encuentras lo que necesitas.  (App de ropa de segunda mano). En el caso de que no encuentres lo que buscas, entoces sí acude a buscar la opción de más calidad, más duradera y más sostenible.

Cuanto más nos salgamos de esta trampa de la moda rápida, mucho mejor nos sentiremos nosotros y el planeta.

 

 

11. La energía que usas

Mucha gente no es consciente de que cuando encendemos la luz, la gran mayoría de esa electricidad es producida por combustibles fósiles: petróleo, carbón, gas natural…

Sí, es electricidad. Pero se produce con lo mismo con lo que se mueve tu coche.

Por ello, debemos hacer un uso consciente de ella, como por ejemplo:

  • No tener nuestros aparatos constantemente conectados si no los estamos usando
  • Apagar todo por la noche (incluso el wifi por razones de salud)
  • Apoyar en la medida de lo posible a compañías eléctricas que solo usan energía de fuentes renovables
  • Cambiar nuestras bombillas incandescentes por LED cuando se vayan estropeando
  • Y vigilar muy bien si es necesario tener tantos electrodomésticos funcionando constantemente, sobre todo si son de baja eficiencia energética.

 

 

12. Innecesaridades del mundo moderno

¿Servilletas de papel? ¿Por qué no de tela? Yo directamente no uso, no hace falta salvo en contadas ocasiones.

¿Cubiertos de plástico? Son antieconómicos, antiecológicos, anticulinarios… antitodo. Resultan muy cómodos para nuestra pereza, pero incomodísimos para el planeta.

Otro consejo interesante es usar tickets electrónicos siempre: entradas de cine, de teatro, billetes de avión, de tren, etc.

¿Cartas de papel? Pide a tu banco o a cualquier otro servicio que te envíe el correo a domicilio, que dejen de cortar árboles para mandarte algo que podría ser perfectamente electrónico. ¿Mapas turísticos de papel? ¿En serio? ¿En la era de Google Maps y las guías digitales?

¿Necesitas beber agua cuando vas por la calle? No compres botellas de plástico, lleva siempre contigo una reutilizable.

¿Eres una chica? ¿Sabes que una mujer utiliza una media de más de 6000 tampones durante su vida? Todas con su aplicador de plástico, con su embase individual, con su caja… Y todo eso a la basura. Lo mismo pasa con las compresas, pero por suerte hay muchísimas opciones más sostenibles, económicas y saludables para ti, como la copa menstrual, compresas reutilizables, etc (opciones más sostenibles y más info).

En definitiva, no uses artículos de un solo uso. Usa pilas recargables. Pajitas de metal y no de plástico para no matar animales marinos (cuando te las traigan en el restaurante, sin abrirlas devuélveselas al camarero o camarera)

Pide que no te den papel que no necesitas o que podrías sustituir de otro modo

Y un largo etcétera.

Y así con todo.

13. Reusar, reutilizar, regalar

No tiene por qué ser por necesidad económica individual, sino por el placer de sentir que no necesitas tantas cosas nuevas, que puedes reusar mucho de lo que ya tienes, e incluso comprar de segunda mano para no tener que producir de nuevo ese objeto. Y además, que si no usas algo puedes venderlo o regalarlo.

Hace poquito recuerdo que pensaba qué hacer con un microscopio de calidad pero antiguo y roto que tenía desde la infancia. En vez de tirarlo, pensé: “seguro que si lo regalo en internet, alguien lo querrá para arreglarlo y venderlo”. Así lo hice, y en el mismo día de publicarlo, alguien me lo pidió.

La otra opción era tirarlo y generar basura. Así que regalarlo me hizo sentir genial.

El hecho de expandir tu creatividad por medio de reutilizar materiales o incluso “basura” y generar “obras de arte” que tengan nuevos usos, puede despertar un sentimiento muy sanador tanto en nosotros como en quien lo reciba.

No utilices artículos de un solo uso.

Usa pilas recargables. Pajitas de metal y no de plástico para no matar animales marinos (cuando te las traigan en el restaurante, sin abrirlas devuélveselas al camarero o camarera). Y pide que no te den papel que no necesitas o que podrías sustituir de otro modo.

 

 

14. Acciones directas

Hay muchas acciones directas que podemos llevar a cabo. Pero cuando uno descubre lo maravillosos que son los árboles para generar un planeta limpio y habitable, parece que la acción más bonita y directa que podemos llevar a cabo es plantarlos (aunque sea solo por saber que junto con el fitoplancton del mar, y demás amigos verdes, son los que nos permiten respirar cada día).

No es la única solución, pero con la tasa de deforestación tan alta que tenemos (27 campos de fútbol por minuto), es una acción que realmente aporta. Y no solo por la absorción de CO2, sino por la de otros gases nocivos para nosotros, además de la producción de oxígeno.

Nosotros empezamos hace poquito, pero ya hemos plantado más de 1000 árboles y esperamos aumentar poco a poco esta cifra, simplemente facilitando que la gente los plante únicamente por ser alumnos de nuestra escuela con cualquiera de sus cursos.

Una compra, un árbol plantado.

Tú también puedes plantar tus propios árboles, aunque parezca que nunca llegará el momento de verlos crecer. Al lado de casa de mis padres puede verse un bosque de pinos que plantamos cuando yo tenía más o menos 10 años. Parece mentira que ahora sea un pequeño bosque de pinos altos y sanos.

En España tenemos un proyecto muy bonito llamado La Gran Bellotada Ibérica en el que, entre todos, podemos reducir el riesgo tan grande de desertización que tenemos para todos los peninsulares. Es gratis, solo debes saber cómo.

Pero, por supuesto, hay muchas más acciones que podemos llevar a cabo. Por ejemplo:

  • Reciclar al máximo (siempre como última opción, ya que apenas el 14% de todos los materiales usados se pueden reciclar finalmente)
  • Hacer compost
  • Limpiar los bosques
  • Limpiar las playas
  • O dejar tus ideas en los comentarios de este post para que todos podamos seguir aportando, jeje

 

 

15. Sal a la naturaleza

Realmente creo que la causa de todas estas excentricidades que estamos llevando a cabo como humanidad vienen dadas por la grandísima desconexión que sufrimos. Respecto a nosotros mismos y a nuestra naturaleza interior, como respecto a La Naturaleza en sí.

Por ello, creo que el simple hecho de salir de la prisión de asfalto en la que muchos vivimos y pasar tiempo entre árboles, animales, adentrándonos en las montañas o en el mar, en contacto con la tierra, con el sol, los elementos, y en contacto con nuestro interior y todo aquello que nos da miedo mirar de frente… traerá una gran energía sanadora que hará caer por su propio peso gran parte de los “problemas” que estamos generando por precisamente estar tan desconectados.

Así que todo lo que aquí comparto simplemente se convertiría en algo obvio si reconectamos de nuevo con La Naturaleza. Cientos y miles de acciones dañinas se volverían impensables, incluso para aquellos que toman las decisiones en las grandes empresas, gobiernos y multinacionales, desde sus desconectadas oficinas amuralladas por paredes de dinero.

Esta conexión traerá de vuelta un enorme respeto por la naturaleza y la vida, y por tanto por nosotros mismos y por nuestros hermanos y hermanas.

 

 

16. Y por último… ¡Comparte todo esto!

Con todo este proyecto de concienciación realmente lo que siento que quiero hacer es crear un foco de vibración, pensamiento y emoción que pueda expandirse y generar en muchas otras personas nuevos focos que, a su vez, continúen expandiéndose.

Es decir, sé que todo lo aquí compartido no es la solución única, pero junto con los vídeos que comparto en mis canales, realmente lo que intento es hacer las veces de esa pequeñita piedra que es lanzada sobre la superficie del lago inmóvil.

Y, aunque quizá pueda ser muy pequeño el impacto al inicio, las ondas que esa pequeña primera acción genera, continúan expandiéndose poco a poco hasta que encuentran otros focos donde volver a emitir esa frecuencia u ondas vibratorias que tanto necesitamos.

Al llegar a un punto de masa crítica, el movimiento se vuelve imparable.

Así que una acción muy potente, sencilla y gratuita que puedes llevar a cabo, es compartir este post y el vídeo que seguramente te trajo hasta aquí para continuar con este movimiento vibratorio y frecuencial para que su alcance siga y siga creciendo.

Muchísimas gracias si has llegado hasta aquí, ya que demuestra tu enorme interés por contribuir a cuidar tu futuro, el de todos nosotros y el de todos los que vendrán más adelante.

Estaré encantado de leer cualquier cosa que quieras aportar en los comentarios de aquí abajo.

¿Te resulta útil? ¡Puede que a otros también! Comparte esto y ayúdales 😉

Reader Interactions

Comentarios

  1. Ana

    Me gusto mucho el artículo. Yo realizo algunas de estas acciones y otras que poco a poco estoy empezando a implementar. El podcast sobre esto me encanto, de hecho lo escuché dos veces. Lo que yo también hago es intentar hacer un uso consciente del papel que uso. Las facturas como dices en el podcast las recibo en mi mail, normalmente suelo leer en mi kindle (con esto no quiero debatir si un libro en papel o no porque es algo muy particular, yo prefiero este medio del kindle por preferencia mia ya que me resulta además más cómodo) y estoy volviendo a estudiar y mis apuntes y esquemas los realizo digital también (también preferencia mía).
    Gracias por el post, el video y el podcast.
    Un saludo

  2. Antonela

    Gracias Ruben por tan hermoso aperte.
    Somos Antonela y Gustavo, viajamos por el mundo hace dos años hasta ahora con un auto a combustión, que tiene un motor pequeño, gasta poco, y lo mejor es que es antiguo, muy antiguo, es un Citroen 3cv cómo lo llamamos en Argentina del año 1975. Estamos en un proceso de cambio que comenzó al menos hace 3 años, cuando decidimos empezar a desconectarnos de la “realidad” para conectarnos con la REALIDAD. Vivir a nuestro ritmo, dejar de consumir noticias que solo nos envenenan y empezar a informarnos de verdad, dejar de consumir productos de consumo masivo y de moda, y elegir que hacer, que vestir y que comer cada día de nuestra vida . Ahora estamos en medio de un proyecto muy grande que implica convertir nuestro viejo Citroen en un auto lo más sustentable posible, por ahora electrónico, para, con él, dar la vuelta al mundo. Nos encantan tus vídeos sobre la conciencia ambiental porque sentimos que vamos por ese camino y no nos sentimos solos. Gracias !

  3. Ukiyo

    Muchísimas gracias por este post, de verdad!!! Vale la pena recordarnos de vez en cuando lo que de verdad importa y la realidad verdadera que es nuestro entorno y lo que nos da la vida, no la sociedad que nos hemos inventado. Me encanta el proyecto que estáis montando!! Enhorabuena a todos los niveles y la plantación tan necesaria de tantos árboles!!! Donde vivimos estamos rodeados de un entorno de bosque y aunque la gente va poniendo consciencia poco a poco, aún hay mucho trabajo que hacer, y siempre que salimos llevamos unas bolsas de basura para recoger todo lo que podamos, igual que en el supermercado con las bolsas y sobretodo cuidando la alimentación, aunque aún nos queda mucho por cambiar de nosotros mismos, paso a paso lo vamos consiguiendo.
    Me encantó el vídeo, muchísimas felicidades, además me recordó mucho a un increíble documental sobre las sociedades antiguas , modernas y el entorno natural. “Baraka” además de una fotografía preciosa, si alguien no lo ha visto recomiendo encarecidamente de ver.
    Y otro más corto, pero que a nivel de composición y originalidad es buenísimo, y trata un poco sobre lo que has hablado en este post, pero se tiene que ver hasta el final. Se llama ” La isla de las Flores” y creo que se puede encontrar en youtube.
    Muchísimas gracias por todo y adelante con vuestro increíble proyecto.

  4. Ramoncho Plata

    Un gran saludo desde Colombia para toda la comunidad de RunbenGuo.
    Me apunto de una!!
    Desde hace muchos años, he venido ejerciendo una resistencia personal hacia quienes considero grandes responsables de la hecatombe que estamos viviendo.

    En este país sucede algo increíble… Bueno, de todas las cosas ilógicas que suceden… Hay muchas que son realmente preocupantes:
    1. desde hace unos 10 años, los campesinos colombianos que quieran recibir algún tipo de subsidio o apoyo del estado, deben comprar h utilizar semillas transgénicas… MONSANTO!!!

    2. La mega minería (carbón, petróleo, oro y demás) y los mega cultivos ha secado la mitad de los ríos de Colombia… Hablamos de uno de los 5 países con la mayor riqueza hídrica del mundo!!

    3. Las cerezas del pastel: el gobierno quiere implementar el fracking para aumentar la cantidad de petróleo a exportar (si, la mayor ironía es que pagamos el combustible más costoso… Al rededor de 3 euros por galón -3.8 lts-)…
    Además, debido al gran cáncer de Colombia, el narcotráfico, están fumigando las plantaciones de coca con glifosato (el mismo agente naranja – round up de Monsanto)… Y por ende, todo queda totalmente contaminado…

    La situación es preocupante…

    Entonces, la pregunta es, cómo vamos a mejorar nuestra vida, nuestro entorno?

  5. Alejandra

    Hola a todos. Aquí donde vivo todavia no hay mucha conciencia, pero de a poco la población trata de aportar su granito de arena. En mi casa tengo un compost , lo utilizo mucho. Por otra parte se ha comenzado a disminuir la cantidad de plástico, colocando en botellas todos los plásticos y derivados que luego ,esas botellas son compactadas para reciclar. Evitando así tantos plásticos sueltos. Aquí tenemos un río, el Gualeguay, que sufre muy seguido inundaciones, por lo cual el agua en sus crecidas se lleva todo lo que encuentra en un basural de cielo abierto. Adem@s inicié un cultivo de árboles Paulownia ,que son los que absorben 10 veces más de co2 que los demás. Evita la erosión del suelo, las hojas sirven para la ganadería, y otros beneficios. Mi idea, cuando estén desarrollados es regalar en mi pueblo para reforestar y mejorar el medio ambiente. Gracias Rubén por permitirnos difundir las acciones que vamos desarrollando. Y aprender muchos del informe que nos compartía. Abrazo a toda la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *