Mejores objetivos para fotografía de paisaje

Una de las mayores dudas que nos asaltan cuando comenzamos en la fotografía, sobre todo en la de paisaje, es qué objetivos son los más adecuados.

¡Ay, los objetivos! Siempre sembrando tantas preguntas y creando polémica a los fotógrafos más amaterus.

La verdad es que te entiendo, pero también te digo que no necesitas irte siempre a por lo más top ni mucho menos. Pero como me preguntan a menudo cuáles son los que yo utilizo en mis salidas fotográficas, he decidido crear este post a modo de guía.

Te voy a hablar de los que más me gustan y que más he utilizado en las diferentes etapas de mi camino.

En realidad, lo que vas a ver aquí es un resumen del episodio 1.2 del primer bloque (y una pequeñísima parte) del curso En Busca del Paisaje Encantado. 

Así que toma nota porque se vienen consejos muy interesantes.

 

En primer lugar, comienzo por mi preferido

El objetivo favorito que ha estado el 85% del tiempo en mi cámara y lo he usado durante los últimos 2 años es el Sony 16-35 f2.8 GM

 

Objetivo Sony 16-35mm f2.8

Me parece muy versátil. Es bastante angular y me permite hacer fotos muy peculiares, pudiendo captar una visión muy amplia de los paisajes. Con este tipo de objetivos la perspectiva se distorsiona hasta el punto de crear sensaciones ópticas muy curiosas.

Por ejemplo, hacer que lo que se encuentra en primer plano se vea muy grande y lo que está al fondo muy lejos.

Pero precisamente la versatilidad que me gusta de este objetivo está en que, al mismo tiempo que ofrece 16 mm, también podemos cambiarlo a 35mm para tener menos ángulo de visión y seleccionar aquello que queremos que aparezca en la imagen.

No solo me cubre la mayoría del rango que uso normalmente en fotografía, sino que también me ayudaba igualmente al grabar vídeo.

Por eso es que la he usado tanto.

Si queremos jugar con los angulares para conseguir perspectivas que de otra manera sería imposible, y además contamos con un buen presupuesto, este objetivo es una opción ganadora.

Ahora bien. También existe una opción más barata de este objetivo, que es el 16-35mm F4. También lo estuve utilizando durante bastante tiempo.

E igualmente me encanta porque ese rango 16-35mm tiene algo “mágico” que me atrae.

Pero si aun así no puedes ir ahora mismo a por ninguno de estos dos modelos, entonces te recomendaría comenzar por un objetivo fijo como el que tenemos a continuación.

 

El Samyang 14mm f2.8. Una opción buena y económica

Este lo compré cuando comencé a dedicarme un poco más en serio a esto de la fotografía. Para su precio ofrece una muy buena calidad en comparación con otras marcas del mercado. Es una opción muy potente incluso para astro-fotografía.

La desventaja que tiene es que, al ser una lente de gama baja, produce una distorsión de bigote bastante pronunciada. Si no sabes lo que es, la distorsión de bigote es esa deformidad de la imagen que parece que dibuja una especie de bigote. Otro problema que encontramos es que no tiene mucha nitidez en las esquinas o los bordes. Y tampoco le podemos añadir un filtro ND con rosca (pues no tiene), sino que tenemos que añadirle un adaptador especial, que suele ser bastante caro.

Pero de todos modos el Samyang 14mm es una buena opción si ahora no tienes mucho presupuesto pero necesitas una lente que ofrezca calidad y que sea un poco todoterreno.

Objetivo Samyang 14mm

Muchas veces me ocurría que, utilizando el 16-35 mm que te enseñé primero, echaba en falta algo más de angular. Y aquí entra en escena el siguiente objetivo.

 

El objetivo Sony 12-24mm f4

Cuando me enteré que Sony había sacado este, me llamó mucho la atención. Y después de investigarlo un poco, me lo compré y ahora lo utilizo bastante.

Tiene la ventaja de que es un objetivo pequeño y ligero, por lo que se hace muy cómodo de transportar y viajar con él.

Lo que más me gusta es que el 12mm ofrecen un angular tan grande, que la perspectiva tan distorsionada que puedo captar me permite hacer fotografías mucho más interesantes. Además, no solo funciona bien en fotografía de paisajes, sino que también lo puedes utilizar en fotografía de interiores o arquitectura. Y sigue siendo igualmente un objetivo versátil porque disponemos de un rango desde los 12 a los 24mm, y lo bueno es que tiene muy poquita distorsión.

Objetivo Sony 12-24mm f4

 

También tienes la opción de optar por lentes fijas como estas

Hay algunos objetivos fijos y angulares que han ido saliendo al mercado y son superinteresantes, como el Irix 15mm f2.4.

No tiene distorsión y cuenta con la rosca para poderle añadir un filtro ND, filtros para degradados, etc. Es muy interesante y además es asequible.

Irix 15mm f2.4

Otra opción muy buena dentro de esta gama de lentes es la Laowa 12mm f2.8

Objetivo Laowa 12mm

Si bien estas dos últimas no las he utilizado, te las recomiendo porque están muy bien valoradas en el mercado, tienen buena reputación y un precio bastante más reducido. Ahora bien, si me tuviera que quedar con alguna, sería seguramente con la versatilidad del objetivo Sony 16-35mm o con el 12-24mm.

También es cierto que no siempre es necesario utilizar tanto angular en una foto de paisaje.

Hay que tener en cuenta que no siempre todo el paisaje es bonito. Por lo tanto, todo lo que aparezca en la foto tiene que ir acorde con el mensaje, con la emoción que queramos transmitir o el encuadre que estemos haciendo. Y para conseguir eso, a veces los grandes angulares no son la mejor opción. Por eso, lo bueno de tener este tipo de lente es que te permite jugar con tantas opciones según la situación.

En ese caso, cuando quiero destacar solo algunos elementos o partes del paisaje, suelo utilizar el siguiente objetivo:

 

El Sony 24-105mm f4

Este me encanta porque en un momento puedes pasar de un angular a un teleobjetivo.

Y la cámara, dependiendo del tipo de sensor que tenga, también influye mucho en el rendimiento que te puede dar un objetivo. Yo, después de probar mucho, llevo actualmente 3 cámaras, cada una preparada para un tipo de fotografía distinto, y así no tengo que ir cambiando sobre la marcha.

Por ejemplo, con la A6500 uso este tipo de objetivos como el Sony 24-105mm f4 porque puedo fotografiar solo una franja del paisaje o un elemento en concreto, como un árbol por ejemplo. Cuando quiero irme a un paisaje amplio uso la A7RII usando el 12-24mm. Concretamente esta es la cámara que más utilizo para fotografía pura y dura, ya que está más preparada para ello. Tanto por megapíxeles como por su rango dinámico.

Y en la cámara que suelo utilizar para grabar mis vídeos, la A7III, utilizo el 16-35mm porque entrega un desenfoque que quizás en foto de paisaje no lo necesitamos tanto (dependiendo del estilo de cada uno) pero en vídeo me resulta superbonito.

Sony 24-105mm f4

 

 

Pero si tú quieres ir a por los objetivos de paisaje top porque te lo puedes permitir, yo te recomendaría estos:

Por ejemplo, el Sigma Art 14mm f1.8. Esta sería como el Rolls Royce de los objetivos de paisaje.

Las principales ventajas que ofrece esta lente es que tiene cero distorsión, es muy nítida y luminosa. Por tanto, te sirve tanto para paisajes diurnos, nocturnos y astro-fotografía.

La desventaja que le veo yo personalmente es que, al ser una lente fija, no es tan versátil y no me encaja mucho. Por eso es importante saber que al final es cuestión de gustos personales también. En realidad, con tener una lente gran angular y un teleobjetivo tendríamos suficiente para tener bastante rango cubierto.

Objetivo Sigma 14mm f1.8

Algún objetivo más que he utilizado al comenzar ha sido, por ejemplo, el Sony 24-70mm. Me parece polivalente, aunque no tanto como el 24-105mm. Incluso hay personas que utilizan un 70-200mm. Yo este también lo he usado alguna vez, aunque no me gusta mucho. Considero que 200mm es un teleobjetivo demasiado grande, que no te permite destacar muchos elementos en la fotografía.

Quizás para planos muy concretos de vídeo sí que puede resultar muy útil.

 

Estos son los principales objetivos de fotografía de paisaje que te recomendaría, pero…

No te estoy diciendo que debas tener concretamente estos. Casi con cualquier objetivo puedes comenzar a hacer cosas interesantes en fotografía.

Recuerdo que cuando no me podía permitir aún los grandes angulares que tengo, usaba un 24mm para hacer, por ejemplo, fotografías panorámicas uniendo varias fotos. Eso daba una sensación de gran angular igualmente.

Otro ejemplo.

Con un 50 o 55mm puedes sacar fotos muy interesantes, cuando interesa que el primer plano salga desenfocado y dar importancia al resto.

Al final, lo que siempre digo. La creatividad manda.

Así que espero que este post te haya aportado unas cuantas referencias sobre los mejores objetivos que puedes utilizar para fotografía de paisaje. Y si quieres aprender a sacar el máximo partido a tu equipo fotográfico para conseguir fotos de paisaje increíbles, pásate por mi curso En Busca del Paisaje Encantado y échale un vistazo.

Si tienes alguna duda o incluso quieres hacer tu propia recomendación, puedes dejar un comentario y estaré encantado de leerlo.

Muchas gracias por leerme y nos vemos en la próxima.

¡Un abrazo!

¿Te resulta útil? ¡Puede que a otros también! Comparte esto y ayúdales 😉

Reader Interactions

Comentarios

  1. ANTONIO SANCHEZ MARTINEZ

    Estos objetivos, son solo para cuerpo Sony? Yo tengo una Nikon D3300 y me gustaría saber que objetivos para paisaje por un lado y retrato por otro le vendrian bien a ese cuerpo. Tengo un Nikon DX 18-55 y un Nikon DX 55-200. Muchas gracias.

  2. Kypzu

    Justo cuando estoy mirando objetivos de paisaje me encuentro con tu nueva publicación y sobre esto! Me ha encantado, la verdad.

    Aún así creo que voy a tirar por el:
    Canon EF-S 10-18 mm f:4.5-5.6 IS STM

    Basicamente por tema precios.. Uff! Muchísimas gracias Rubén por tus sabias palabras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *