12 consejos básicos para fotógrafos principiantes o aficionados

 

Consejos par fotógrafos principiantes y aficionados

La fotografía no es un mundo sencillo. Aunque uno se puede iniciar en ella relativamente rápido, la verdad es que saber manejar todos los conceptos teóricos, técnicos y artísticos conlleva años y cientos de horas de práctica.

Habitualmente me encuentro con muchos fotógrafos novatos que quieren aprender directamente desde técnicas avanzadas o complejas.

Es decir, quieren comenzar realizando efectos o matices profesionales, sin antes entender y dominar con soltura los fundamentos de la fotografía. Y esto solo provoca que te quedes estancado y nunca desarrolles un estilo verdaderamente personal.

Por eso, he decidido hacer este post con los 31 principales consejos o errores que deberías evitar si quieres aprender y mejorar mucho más rápido con tu cámara. Y si ya tienes algo de experiencia igualmente creo que te puede resultar muy útil porque, a veces, incluso los fotógrafos experimentados podemos cometer algunos de estos errores de principiantes.

Así que toma nota porque, después de leer el artículo, te tocará practicar como loco. ¡Empezamos!

 

1) Evita las imágenes borrosas

En gran medida, las imágenes desenfocadas o trepidadas suelen aparecer porque no estamos aplicando bien las técnicas de enfoque, o porque no estamos usando la velocidad de obturación correcta.

Por lo tanto, las soluciones más rápidas para corregir esto pueden ser:

  • Utilizar un buen trípode o monopie en condiciones de poca luz y velocidades lentas
  • Subir el ISO de la cámara
  • Utilizar una buena iluminación (natural o artificial)
  • Usar el asistente de enfoque (zoom en tu pantalla)
  • Usar el focus peaking
  • Comprobar el resultado

Fotografía borrosa

 

 

2) No uses colores extraños

Definitivamente, los filtros o efectos que otorgan colores extraños o poco naturales no son bien recibidos en fotografías profesionales.

Está bien que experimentes con las tonalidades, los contrastes y demás, pero mi visión es que trates siempre de que la imagen transmita naturalidad, realismo. Eso no quiere decir que no sea mágica, pero mi máxima es: ¿esto podría ocurrir en la realidad? Aunque, si te soy sincero, a veces experimento y me salto esta máxima.

 

3) Cuidado con el contraste

Cuando hay zomas demasiado oscuras y demasiado claras (subexpuestas y sobreexpuestas), la imagen pierde información, y los colores no se ven demasiado naturales.

Esto suele ser muy común en situaciones donde tenemos mucha luz, como en días soleados y el cielo totalmente despejado. Una forma de corregir esto puede ser utilizar alguna iluminación extra para las zonas más oscuras, usar bracketing, o exponer para las altas luces y subir las sombras en la edición, consiguiendo un efecto HDR (Alto Rango Dinámico).

Foto con mucho contraste

Donde sí puede ser interesante experimentar con el contraste es en las fotografías en blanco y negro, por ejemplo, donde queremos partes casi negras y casi blancas totalmente.

 

4) Evita sobrecargar la imagen

Un error muy común es querer incluir demasiados objetos o elementos en la composición, por lo que la imagen se satura y resulta molesta al observarla, sin saber de qué trata realmente.

Debes incluir los elementos que sean principales y necesarios para que esa imagen tenga sentido y transmita el mensaje que requiere. Normalmente, cada fotografía debería centrar el protagonismo solo en un elemento.

Recuerda: la sobrecarga no es buena (a no ser que sea intencionada). Tienes que dar un poco de aire y espacio a tu composición. Simplifica tu imagen.

 

5) No encuadrar bien al sujeto u objeto principal

Con esto no solo me refiero al lugar que ocupa en la composición, sino también a si está demasiado cerca o lejos. Todo debe tener un propósito respecto al mensaje.

En algunas fotografías sí tiene mucho sentido, por ejemplo, que una persona aparezca a lo lejos. La composición es un arte y por ello en el curso de fotografía de paisaje tienes un módulo entero dedicado a ella, con 15 episodios.

 

6) No hagas fotos con baja resolución JPG

Reducir la resolución te puede ayudar a almacenar más fotos en la tarjeta de memoria, pero no es lo adecuado si quieres revelar o imprimirlas y que se vean bien.

Si vas a hacer aunque sea un mínimo trabajo de edición, y más aún si no dominas temas como el balance de blancos, haz fotos en RAW, no en JPG. En el curso básico gratis de Cómo usar tu cámara lo explico en detalle. Ante la duda, ¡RAW! Si eres pro, entonces no hay duda 😀

 

7) Haz una correcta exposición

Tanto las imágenes subexpuestas como sobreexpuestas no muestran todos los detalles de la escena original, al haber muy poca o demasiada luz.

Para evitarlo, hay que hacer un buen trabajo previo con el triángulo de la exposición (obturador, diafragma e ISO), para que entre la cantidad de luz adecuada al sensor. De nuevo, en el curso gratis tienes varios episodios donde te enseño a exponer.

Y esto viene como anillo al dedo para el siguiente consejo:

 

8) No hagas fotos con exceso de ruido

El ruido son esa especie de “granos” que aparecen de fondo en las imágenes cuando no tienen mucha calidad, y más especialmente cuando han sido tomadas en condiciones de poca luz.

Este ruido es muy molesto visualmente, y es similar al que también aparece en las películas de cine antiguo.

Para esto, debes estar preparado. Primero, sabiendo en qué condiciones vas a tomar las fotos, para luego elegir el equipo y los accesorios correctos. Por ejemplo, es preferible utilizar objetivos que recojan mucha luz (aperturas grandes de diafragma) en lugar de aumentar demasiado el valor de la ISO, ya que mientras más alto sea, mayor ruido presentará la foto.

Y como te comenté en el consejo del enfoque, utilizar un buen trípode ayuda de forma brutal a que la imagen conserve la calidad en todos los detalles, porque podrás hacer tomas con velocidades lentas y así recoger más luz, sin perder nitidez o teniendo imágenes trepidadas.

 

9) Respeta la regla de los tercios

A menudo, muchos fotógrafos aficionados tratan de dar protagonismo a un sujeto o elemento colocándolo en el centro de la imagen. Esto muy pocas veces resulta visualmente atractivo.

La principal manera de evitarlo es guiarnos por la regla de los tercios, situando al protagonista en una de las líneas del encuadre. Esta es quizás la lección más básica que puedas aprender sobre composición. Podría parecer que esta regla es de principiantes, pero para nada: es una regla que simplifica la proporción áurea y la espiral que surge del número phi, una de las guías matemáticas más usadas en arte desde hace miles de años (episodio completo en el curso de paisaje)

 

10) Busca siempre la profundidad

La profundidad es imprescondible para dotar de más realismo y fuerza a la imagen, y también para dar una mayor sensación de tridimensionalidad.

Y lograr transmitirla no es nada fácil al principio, pues requiere de experiencia y de tener esa intuición u “ojo fotográfico”.

Pero aquí van unos pequeños tips con los que puedes comenzar a ponerlo en práctica.

Puedes utilizar focales angulares porque dan mayor fuerza a la perspectiva. También puedes situar los elementos de la escena en diferentes planos, sabiendo jerarquizar muy bien la importancia de cada uno, claro. Y si además sabes crear algunas líneas visuales que ayuden al espectador a pasar por esos diferentes planos, será mucho más fácil que tu imagen refleje esa profundidad que siempre existe en cualquier lugar que estemos.

 

11) Honra a la verdadera “reina” de la fotografía

Al final, da igual tu cámara, tu lente y tu equipo en general. Tampoco importa el lugar al que vayas ni que tengas una técnica superdepurada.

Cualquier intento por conseguir una buena fotografía se vendrá abajo si no sabes dominar el elemento clave: la luz.

Antes de nada, lo primero que suelo hacer cuando ya tengo todo listo es analizar la luz del entorno. Su intensidad, tono, dirección… En base a las posibilidades que me deja la luz que tengo, voy construyendo toda la escena alrededor para remarcar las cualidades de esa luz en concreto. La luz puede marcar literalmente la diferencia entre una fotografía mediocre y una que sea espectacular.

Por eso, es importante que conozcas las mejores horas del día para hacer fotos, como la “hora dorada”, por ejemplo. Pero como siempre explico en fotografía de paisaje, si tenemos buen ojo, sabremos encontrar grandes fotografías en casi cualquier momento del día (nublado, medio día, noche…)

 

12) Ten la actitud correcta

La actitud es una parte muy importante para conseguir fotos impresionantes. Por ejemplo, si vamos con miedo al resultado final, al qué dirán y nos saboteamos con pensamiento autodestructivos, es muy complicado que saquemos lo mejor de nosotros.

El caso radicalmente opuesto sería pensar que lo sabemos todo.

Esto suele ocurrir cuando alguien hace alguna formación y cree que ya sabe todo lo importante y no necesita nada más. Ya he hablado en numerosas ocasiones de la importancia de seguir formándonos constantemente y buscar inspiración y referencia en los mejores fotógrafos. Así que la mejor actitud que podrías tener siempre es la de seguir aprendiendo todo lo que puedas.

Adicionalmente, hay algunas ideas muy comunes al principio que pueden limitarnos bastante, como:

  • Pensar que solo con tener una buena cámara o un buen objetivo es suficiente. Yo siempre lo digo: para mí no es la flecha, es el indio.
  • No investigar el lugar en el que vamos a tomar fotos.
  • No prestarle la atención suficiente a los ingredientes de una gran foto.
  • Querer disparar fotos a lo loco, sin haberse parado lo suficiente en los ajustes iniciales y a probar diferentes composiciones. En otras palabras, ser impaciente.
  • No salir del modo automático de la cámara.

Esto último es normal cuando no sabemos utilizar nuestra cámara. Pero hace unos meses decidí crear una solución para ese problema. Así que, si tú eres una de esas personas que están deseando explorar los confines de su cámara y decir adiós al aburrido modo automático, te recomiendo que entres a mi curso gratuito “Cómo usar tu cámara al completo”.

 

Pon en práctica estos consejos y notarás rápidamente el cambio en tus fotografías

Espero que te hayan resultado útiles estos consejos que, si bien son muy básicos y (en teoría) todo el mundo debería conocer, la verdad es que hay mucha gente que los desconoce o no los tienen en cuenta.

A medida que vayas integrándolos en tu práctica habitual, irás viendo cómo el resultado final de tus imágenes mejora drásticamente. Tanto en calidad como en la historia que cuentan.

De todas formas, si te has quedado con alguna otra duda o crees que no he hablado sobre algún punto importante, puedes dejarme un comentario y lo tendré muy en cuenta.

Nos vemos en el próximo post.

¡¡Un saludo!!

¿Te resulta útil? ¡Puede que a otros también! Comparte esto y ayúdales 😉

Reader Interactions

Comentarios

  1. juanjoseglmedios

    Gracias por tus consejos Ruben, siempre tratas la información de manera profesional pero también con el corazón. ¡Saludos desde México!

  2. Fran González

    Gracias por todo es verdad que esto es ir poco a poco y disfrutándolo .
    He aprendido mucho de ti y intentaré seguir así encuento pueda haré un curso pero quiero ir asimilado lo que aprendido y lo que si me doy cuenta es que la composición es lo más difícil de sacar de uno mismo .gracias Ruben ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *